La “Neurona de la Verdad”, resulta de una integración entre La Boca de la Verdad en Sta. María in Cosmedin de Roma, como un símbolo del mundo antiguo, con el gran hallazgo científico y preocupación del hombre actual, la neurona y su funcionamiento. Creada por el artista Luis V. Gramet , en Vietri Sul Mare (Salerno). En honor a la 1era. Bienal de Arte de Salerno 2014 (Italia). En agradecimiento por haber sido convocado para integrar el comité científico, como jurado de la bienal.

Símbolo de la Asociación Civil

El principio de todo...

Las autoridades de la bienal le encargan una obra para ser emplazada en la pared de algún palacio publico de la ciudad. Para tal fin, es invitado especial por el arquitecto y artista Vincenzo Santoriello. Propietario de una de las ceramiquerias mas prestigiosas del mundo. Donde Miquel Barcelo (para muchos considerado el Gaudi viviente) realizo los cerámicos de la capilla de la Catedral de palma de Mallorca.
Cinco neuronas de la verdad, de diferentes colores, cada una representada por sus artistas que se reúnen en un punto de encuentro, en aquel caso Salerno. Con sus obras que hablan por ellos, portadoras de la verdad, su propia verdad, su cultura, su razonamiento.
Al igual que el axón, las dendritas se convierten en manitos solidarias, dispuestas a dar y recibir la verdad del pensamiento a la neurona vecina.
La ronda de neuronas, dispuestas por orden geográfico, se ven todas relacionadas entre si. No es casual que Africa y Ocenia tengan dos (dendritas) manitos, separadas, como abriendo el circulo en actitud de invitación generosa a que sumen solidaridad, fraternidad, integración…la de Oceania esta identificada por el color verde con la esperanza de que el hombre nuevo, agite sus neuronas para generar un nuevo razonamiento, una toma de conciencia ecológica, un espíritu mas conservacionista de la naturaleza que no es nuestra, sino que formamos parte de ella. Deberíamos dar por superado aquel hombre predador por motivos de supervivencia. El hombre de hoy debe ocuparse de nuevos problemas, como el vincular. Son los vínculos, la gran preocupación para lograr una permanencia prolongada en este mundo. 
El otro gran desafio, es el de prolongar la capacidad de razonamiento, tanto como se va prolongando la vida. ¡Una neurona que funcione!. Si no, ¿cual es la verdad del sentido? O se estará creando una nueva especie? La de vegetales de carne.
El arte va delante y es por la sensibilidad de sus hacedores, que muchas veces perciben lo que se viene, porque la actividad que desarrollan no tiene el limite de la realidad. El papa Francisco acaba de publicar su encíclica “Laudato Sí” donde coincidentemente propone trabajar sobre lo que la ronda de las contientales “Neuronas de la Verdad” denuncian desde una imagen plástica, la necesidad de una toma de conciencia sobre el medioambiente y los nuevos vínculos, éticos, tolerantes e inclusivos.